La Fiscalía de Distrito Zona Norte de Chihuahua informó que las acciones de violencia generadas la víspera en Ciudad Juárez por el grupo criminal “Los Mexicles, que pretendía sabotear un operativo en el Centro de Readaptación Social (Cereso) 3, dejaron 10 personas muertas, seis heridas, cuatro detenidas y 15 vehículos quemados.

El fiscal Jorge Nava López, en conferencia de prensa, detalló que ocho de los diez fallecidos estarían vinculados con los ataques registrados como reacción al operativo que se realizó la madrugada del miércoles, y que, de los vehículos incendiados, 10 eran de transporte de pasajeros y cinco particulares.

En el evento, el funcionario estuvo acompañado, entre otras autoridades, por el comisionado Estatal de Seguridad, Oscar Alberto Aparicio Avendaño, y el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada Alvídrez.

Nava López mencionó que la violencia que se generó en distintos puntos de la ciudad, fue parte de la planeación del grupo criminal para evitar que se llevara a cabo la revisión en el reclusorio estatal.

Dijo que en el único hecho donde resultaron personas inocentes lesionadas, fue en el incendio de un camión en Tecnológico y El Granjero, donde seis tuvieron quemaduras de primero y segundo grado. Agregó que tres fueron dadas de alta y las otras siguen hospitalizadas, pero fuera de peligro.

Explicó que las autoridades identificaron al grupo delictivo “Los Mexicles como el que causó las agresiones simultáneas, por lo que se abrieron carpetas de investigación por los delitos de daños y ataques a la paz pública.

La mañana del miércoles, en su red social, el gobernador Javier Corral Jurado informó que el operativo en el Cereso número 3 pretendía revisar y detectar armas, drogas y objetos prohibidos, pero no mencionó que se hubieran registrado muertos o heridos.

En tanto, en un comunicado, el titular de la Comisión Estatal de Seguridad, Óscar Alberto Aparicio Avendaño, dio a conocer que la intervención realizada en las instalaciones de dicho centro penitenciario, tuvo como finalidad la detección de armas, drogas y artefactos no permitidos.

El funcionario también explicó que se trató de un operativo de rutina, en el que participaron los tres órdenes de gobierno, siendo alrededor de 800 elementos militares, federales, estatales y municipales los que llevaron a cabo la revisión.