Como resultado de diversas denuncias ciudadanas, inspectores de la Procuraduría de Protección al Ambiente del Estado de México (Propaem), clausuraron dos tiraderos a cielo abierto, en los municipios de Cocotitlán y Tlalmanalco, por no contar con la manifestación de impacto ambiental.

Personal de la Propaem realizó visitas de inspección a los tiraderos en dichos municipios, y se percataron que éstos no contaban con la infraestructura necesaria para su operación, disponiendo los residuos sobre suelo natural y a cielo abierto.

Derivado de lo anterior, y al no presentar las autorizaciones en materia ambiental, así como comprobar las posibles afectaciones al suelo y a los mantos freáticos, se determinó ejecutar la clausura de estos sitios.

Por su parte, los Ayuntamientos de Cocotitlán y Tlalmanalco deberán dar cumplimiento a la recomendación emitida por la Propaem, misma que consiste en el saneamiento del lugar bajo la norma ambiental vigente.

Luis Eduardo Gómez García, Procurador de Protección al Ambiente del Estado de México, refirió que la misión institucional de dicha dependencia consiste en procurar, vigilar y promover de manera permanente el cumplimiento de la legislación y la normatividad ambiental, y con ello contribuir al desarrollo sustentable en la entidad.