Quien está cambiando la forma de abordar un problema que a muchos gobiernos se les ha salido de las manos es la presidenta municipal de Naucalpan, Patricia Durán.

La morenista ha asumido como una de sus prioridades el combate a la desigualdad y la violencia de género. No es casualidad que en dicho municipio mexiquense hayan iniciado las mesas de trabajo de la iniciativa Spotlight, programa de la ONU y la Unión Europea que tiene como objetivo educar a la población, y principalmente a los servidores públicos a fin de que tengan un trato equitativo y digno hacia las mujeres.

El más reciente logro de Durán Reveles en la materia fue la instalación de las mesas de trabajo para el acceso a la justicia de mujeres y niñas víctimas de muertes violentas. Con esto, Naucalpan se convierte en el primer municipio del país en abrir un espacio para el análisis y la discusión del modelo de procuración de justicia para este sector de la población, como lo indicó en el acto Nadine Gasman, titular de Inmujeres. 

No es una labor sencilla. Por el contrario, es un gran reto el que asume la alcaldesa. Pronto veremos si Naucalpan logra ser un referente en la materia.